Orden de clausura para el conservatorio porque la Junta no lo insonoriza

0

Replies

Orden de clausura para el conservatorio porque la Junta no lo insonoriza

Seis meses después de que el departamento de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Sevilla emitiera una orden de clausura contra el Conservatorio Manuel Castillo por superar los niveles de ruido permitido, la Junta de Andalucía, responsable de este centro docente, no ha tomado una sola medida para insonorizar el edificio, por lo que el pasado mes de noviembre los técnicos municipales tuvieron que acudir de nuevo a hacer las mediciones de decibelios y volvieron a emitir un informe sancionador ordenando el cierre inmediato del Conservatorio.

Según el expediente, al que ha tenido acceso ABC, la emisión de ruidos fue denunciada por los propietarios de una vivienda de la calle que se encuentra separada del Conservatorio por 4,25 metros. Los técnicos realizaron mediciones desde el exterior y «se tomó como punto de medida el balcón de la vivienda afectada por los ruidos, situando el micrófono del sonómetro a una distancia de 1,5 metros de la fachada de la vivienda, con el objeto de minimizar los efectos del sonido incidente sobre la medida». El resultado fue claro: se superan «en más de 6 dBA los valores límites de emisión aplicables», por lo que la infracción se considera« muy grave». Eso llevó a Medio Ambiente a iniciar un expediente en el que se le impone una multa al Conservatorio de 1.500 euros y se dicta una orden de clausura para que se solucione la situación, para lo que se da un plazo de seis meses. Esta misma decisión ya se había tomado en abril, pero la Junta de Andalucía no ha hecho nada y el Ayuntamiento tampoco ha procedido a ejecutar la clausura por tratarse de un centro de enseñanza. Sin embargo, los peritos tienen la obligación de constatar que se está infringiendo la normativa, por lo que tras caducar el primer expediente han iniciado este segundo informe.

En las ventanas del Conservatorio, por cierto, se han colgado carteles contra los vecinos denunciantes, cuyo letrado, Joaquín Moeckel, aclara que lo único que piden es que se solucione su problema dotando al Conservatorio de las condiciones necesarias para no generar perjuicio a nadie.